Amotonamiento 2015 – Nada es lo que parece


Teniendo la recallingdakar tan cerca parecía una locura irse de fin de semana a Ulldemolins, una reunión que a priori se me antojaba fría y aburrida, pero servidor es quién había liado a todo el grupo y suelo ser fiel a mis compromisos. Gracias a Jose Florez y su compadre la cosa fue rodada, David y Andrés acabaron de rematarlo, y Noemí, Ovi y yo, lo disfrutamos, así como Ana, Andreu, Ramón, Rubio, y nuestros queridos Stroller Tarragona, a parte, de todos aquellos  otros que se pasaron por nuestra carpa a saludarnos y a tomar una cerveza o un buen caldo con nosotros.

La predisposición de la PenyaPaddock y PapaToni fue decisiva para tener agua y luz en las carpas que deberemos mejorar si queremos repetir en 2016, y como al final solo fuimos unos quince del grupo, pues poco pudimos recoger para Noa, más que la aportación individual que cada uno hicimos.

El viernes pasó como el sábado, entre cervezas, gintonics y algo de agua, la de la máquina que enfriaba la cerveza. Saludando a muchos conocidos y otros que no lo son tanto, Xavi Lopez, Kike, su mujer y alguna terremoto que andaba por allí. Ya sé que a las 03:00 de la madrugada pocas conversaciones se pueden tener, la que había mantenido por la tarde con PapaToni mientras cargábamos el agua y el gasoil, que menos que ayudar para pagar la luz que íbamos a consumir, fue de lo más aclaradora. PapaToni me relató con pelos y señales la historia de la PenyaPaddock así como el embrión de amotonamiento entre muchas otras cosas más personales.

Y estas conversaciones, las más personales, son las que a uno le hacen entender porqué los miembros de Penya Paddock son tan solidarios y siempre buscan ayudar a asociaciones o a personas que sufren una enfermedad o pasan por un mal momento, como es el caso de este año, con Noa.

Pero la de las 03:00 horas, ¡au chiquillo!, la conversación de las tres de la madrugada llamó mi atención de lo lindo. Y es que curioso por naturaleza yo andaba buscando a un tal Josele por motivos que no vienen al caso. Jorge, otro PenyaPadock que había conocido en Barcelona después de la charla de Charly Sinewan iba demasiado feliz para explicarme nada (Un abrazo Jorge), y Sergio, solo hacía que proporcionarnos el agua de la vida de cinco en cinco.
Empecé a pensar que el tal Josele era fruto de mi imaginación cuando después de soltar una de las mías, un tío que estaba escuchando la charla detrás de la barra desde hacía un buen rato se bajó la braga a la vez que soltaba un riguroso, yo soy Josele.
Para los que no lo conozcáis, Josele es el presidente de la Fundación Moebius, y su mujer, la administradora y creadora de moteros por una sonrisa, espero no haberme equivocado en ningún anunciado. Y si desde aquí podemos ayudarlos en algo, que se lo merecen sobradamente, es en dejar los enlaces a las respectivas web para que entendáis de qué trata el Síndrome de Moebius, ayudar o no ya es decisión vuestra.
Con Josele tuve la oportunidad de hablar de muchas cosas relacionadas con el Síndrome de Moebius, una enfermedad que llamó mi atención hace un par de años cuando mi hija menor compartía clase en la guardería con una niña que lo padecía.
Dicho todo esto y en nombre del grupo que fuimos, agradecer a Sergio, Josele, PapaToni o ToniPapa (Me mata), y a todos los integrantes de la Penya Paddock la hospitalidad que nos brindaron, a la vez de reconocerles un excelente por lo que allí organizan. El lugar, el ambiente y la gente es de lo mejor que me he encontrado en los últimos años. Y os invitaría a ir, pero la verdad, si no vais y se queda con los cuatro gatos que estuvimos (unos 400 inscritos), mucho mejor, jeje. Por cierto, el “Tomb i llums”, un evento muy especial que no detallaré para no atropellarlo.

En fin, Amotonamiento 2015 ha resultado ser una muy buena experiencia que hemos disfrutado un gran grupo de amigos… Nos vemos en 2016, ahora toca centrarme en la Recalling Dakar.

Compárteme...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *