Guia en Sarajevo – Amela Memic – Las dos caras de la historia

Guia en Sarajevo, Amela Memic.

¿Tenéis pensado viajar a Sarajevo?

Desde muy pequeño la historia siempre llamó mi atención. Imagino que el hecho de vivir en Barcelona en una familia de tendencia catalana y con parte de ella exiliada a Francia a raíz de la ya lejana guerra civil española tuvieron algo de culpa.

En mi caso y como muchos de mi generación tuve la suerte, o no, de recibir el relato partidario de un bando, el de mis abuelos, claros perdedores en esa contienda. Sus relatos seguían y se ajustaban de forma general al patrón que leía en los libros de texto del colegio y del instituto, otras veces se contradecían, sobretodo, en aquello relacionado con la propia guerra y la vida de la postguerra en Barcelona. Pienso que nunca me lo llegaron a explicar todo.

 ¿Quién coño decía la verdad y quien coño mentía me preguntaba?

Años más tarde y de forma autodidacta seguí leyendo libros de autores que hablaban de las principales guerras europeas, la primera, la segunda. La de Sarajevo, Balcanes, Bosnia o como queráis llamarla siempre llamó mi atención. El hecho de ser una de las primeras guerras mediáticas y que servidor anduviera cumpliendo con el servicio militar bien podrían haber sido el detonante de mi extrema curiosidad.

Pero…  ¿Quién coño decía la verdad y quien coño mentía me preguntaba?

En 2010 tuve la suerte de acompañar a mi hermana en uno de los viajes que su agencia organizó por los Balcanes. En ese viaje nos acompañó Iva Tomic, una guía Croata que reside en Sevilla y que nos hacía en esa ocasión de guía personal. Después de haber leído tanto sobre la guerra Croata oír de una Croata algo parecido a, no me gustaría que mi memoria faltara a la verdad …

“Los politicos engañaron al pueblo y el pueblo acabó matándose. Al inicio de la guerra muchos soldados croatas que pertenecían al Ejercito Yugoslavo fueron confinados y incomunicados bajo el pretexto de que Croacia había sido invadida. Los soldados Croatas bombardeaban a sus familias sin saberlo. Más tarde, Croacia y Serbia vieron la oportunidad de repartirse Bosnia. Para cuando los Croatas fueron conscientes de la barbarie en la que estaban participando muchos Bosnios ya habían sido asesinados en la frontera Croata mientras huían de las tropas Serbias buscando refugio y cobijo en sus hermanos, no tenían salida, eran civiles. Los más jóvenes no entendíamos mucho lo que ocurría, habíamos estudiado y convivido en paz con las tres religiones mayoritarias de Yugoslavia, la católica, la musulmana y la ortodoxa. Muchos de nosotros teníamos amigos o familia en Bosnia o en Serbia, y los seguimos teniendo. Con apenas dieciocho años y a espaldas de nuestro padres cogíamos un coche y nos desplazábamos a Sarajevo en pleno conflicto para asistir a un concierto, se ríe…”

Vaya, esa parte de la historia no me la habían explicado así. No machaqué mucho más a Iva durante el viaje con mis preguntas e insaciable curiosidad por miedo a que abandonara el convoy, me río.

Días más tarde, en Dubrovnik, una guía local me sentenciaba…

“En Dubrovnik no nos estábamos enterando de la guerra más que por las noticias. Teníamos la seguridad que al ser una ciudad desmilitarizada y declarada Patrimonio de la Humanidad la guerra nos esquivaría. Esa noche de diciembre estábamos cenando en casa con mis hijos mientras veíamos un documental en la tele cuando se oyó la primera de las 2000 bombas que cayeron. En esa época la ciudad era nuestra y teníamos un buen trabajo, ahora, la ciudad es de capital Americano y Aleman y sobrevivimos haciendo de guía. Europa y el mundo abandonó a la Perla del Adriático a sus suerte, no hizo nada para defender la proclamada por ellos como patrimonio de la humanidad. Pero ya lo hemos perdonado y olvidado, hay que seguir hacia delante.

Vaya, ese punto de vista no lo me lo habían explicado en las noticias.

En 2014 volviendo en moto de Turquía me di una vuelta por Macedonia, Kosovo, Serbia, Croacia y Bosnia. Recién llegado a Sarajevo mis huesos recalaron en la humilde casa de la familia Memic. Allí estaba Sanija y Semina, los padres de Amela Memic, guia en Sarajevo.

Si queréis saber más sobre la familia MEMIC podéis leer Cerillas a media asta

Esos días en Sarajevo compartí más con Sanija que con Amela Memic, una de las mejores guía en Sarajevo. Y es que Amela tenía mucho trabajo esos días haciendo lo que mejor sabe.  Por suerte, el destino o la propia Amela me permitieron compartir con ella una tarde por el barrio musulmán de Sarajevo. Caramba, una guia en Sarajevo para mi solo.

Sentados en un taburete y en un bar del barrio, paseando por la calles o sentados en un banco de madera junto a sus amigos oía en Amela la voz de mi abuelo. La joven guia de Sarajevo me explicaba la historia del conflicto de los Balcanes más allá de lo que nunca lo podrá hacer un medio mediático, pues ella y su familia, vivieron en primera persona la guerra, el exilio, y la postguerra de Yugoslavia y Sarajevo. Amela Memic colaboró, guio, e hizo de traductora y intermediaria entre las víctimas locales y las tropas Españolas destinadas en Mostar. Ese primer trabajo en Sarajevo la hizo testigo única de los espeluznantes relatos de muchas Bosnias y Bosnios.

Pero de todas las frases que oí de Amela Memic, y si queréis oír las mejores deberéis contratar sus servicios como guía en Sarajevo, hubieron unas que me reafirmaron en mi convicción de la facilidad que tienen los gobiernos en mentirnos a través del poder mediático…

“Nadie en Sarajevo reconoce al Bulevard Mese Semilovica como la Avenida de las Francotiradores, supongo que ese termino se lo inventaron los medios de comunicación para etiquetar o dar morbo a un hecho muy concreto, pues no habían tantos francotiradores en esos edificios, más bien, en las colinas que rodean Sarajevo”

“En Sarajevo y durante el asedio nadie dejó de trabajar, la gente iba arriba y abajo como si nada pasara, la gente de Sarajevo se negaban a confinarse en casa”

“No eran francotiradores Serbios, eran mercenarios que se tiraban un par de días apostados en los edificios de la avenida asesinando, cuando se acababa el dinero que les daban se iban a sus casas”

“Sarajevo resistió el asedio porque sus habitantes tuvieron sentido de ciudadanos por encima de ideologías o religiones, aquí lucharon musulmanes, católicos, ortodoxos y judíos codo a codo en defensa de su ciudad”

 Si tenéis pensado ir a Sarajevo os recomiendo encarecidamente esta guia en Sarajevo, Amela Memic. Podéis encontrarla y contactar con ella en su perfil de Facebook , Guia en Sarajevo Amela Memic. También podéis pedirme su teléfono o mail y os lo enviaré por privado.

Sarajevo está a dos ferrys y 800 kilómetros por carretera de Barcelona. Sarajevo es una ciudad única y multicultural donde aprenderéis que los musulmanes son unos marchosos, beben vino y cerveza, ajenos a la ignorancia de los muchos que me rodean. Y es que no hay nada como salir del circulo de seguridad y viajar para dejar de ser, si cabe, algo menos ignorante …

PD para Amela Memic, Sanija, Samina: Espero poder ayudaros con estas sencillas y humildes palabras, consciente, de qué aquel que tenga el placer de conoceros nunca os olvidará. Yo debo esperar a que Anna tenga unos cuantos años más para poder haceros una visita con ellos a mi querida Sarajevo.

Guia en Sarajevo, Amela Memic

guia en sarajevo
La Torre de Vukovar
Compárteme...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

2 pensamientos en “Guia en Sarajevo – Amela Memic – Las dos caras de la historia”

  1. Hola Alex,
    La setmana vinent marxem a Bòsnia em podries passar per privat el mail o telf de la guia Amela mèmic.

    Moltes gràcies.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *