Las brujas moteras. Momentos de vida.

Moteras

El novato del blog y aprendiz de viajero en moto ataca de nuevo.

Cuando inicié este blog me prometí que nunca escribiría entradas buscando la aprobación o el agrado de mi lector, que alguno tengo ya. Me conjuré para escribir sobre lo que pienso, sobre mis experiencias y sobre esta parte de mi vida, la pública, la relacionada con la moto y con los viajes. Errado o no, estas son mi palabras, esta es mi ley y hoy no haré una excepción.

Cogeros que voy fuerte.

Ayer, como cada día, los que me rodean me regalaron varios momentos de vida, en este caso concreto, muchos buenos y uno malo, para ell@s va esta entrada.

Por supuesto, al malo le van a dar mucho por …

Hay quién quiere estar, hay quién no puede estar y hay quién no quiere estar.  – Si nadie lo ha dicho antes me apunto la cita como mía. Así que si la copias en otro escrito agradecería que al lado pusierais “Alex Mora 2014” 😉 jajaja. –

Desde pequeño, fui de esos que siempre quería estar. Igual que ahora, me puede faltar el tiempo, el dinero o los medios, pero siempre quiero estar. Sigo teniendo una curiosidad por ciertos comportamientos, míos y ajenos, y por esos pasajes y detalles que te regala la vida. Porqué estaréis de acuerdo conmigo en que hay “momentos de vida” que nunca se olvidan.

El sábado me regalaron uno de ellos, y la sorpresa fue doble, ya que este no me lo esperaba. Creía que sería como cualquier otro, pero no. Ana Hatum, la compañera de un amigo, Jose Florez, ha entrado en nuestras vidas con mucha fuerza.

Más adelante hablaré de ese “momento de vida”, antes , permitirme centrarme y agradecerles esos momentos a las personas que los crean, a l@s que los hacen posibles, a l@s que son capaces de robarle minutos al día para invertirlos en los demás, en la generosidad, en dar, en crear esos espacios y esas situaciones que se convierten en algo especial.

De los que se empeñan en darte el día tampoco hablaremos, que les den mucho por…

La historia empezó hace unos días cuando una de las brujitas, Ana García, se puso en contacto conmigo para pedirme que avisara a todos los allegados que conociera de José Florez. Ésta vez la misión consistía en convocarlos en el Pub Zeppelin de Salou para hacerle una fiesta sorpresa en su cuadragésimo piiiiiiiiiiiiiiiiiiii aniversario. Permitirme que no os aburra con los detalles de la convocatoria.

Pués bién, la sorpresa al final me la llevé yo, creo que todos los que asistimos a ese cumpleaños pensaran lo mimo. ¡Y os juro que fue mayúscula! Pasadas las siete de la tarde nos dirigimos al Pub Zeppelin. ¡Menuda movida habían montado las Ana’s! ¡Que brujas! ¡Joder! Ahí había la flor y nata del mundo motero de la provincia.

Más de una cincuentena de amigos, muchos ASES, como el homenajeado Jose Florez, y tantos otros de diferentes religiones. La gran mayoría con la moto, los motores o la conducción como bandera y forma de vida. También estaba Pedro, Marcel, su mujer (Me va a matar, pero se me ha olvidado su nombre) y algunos más que me dejo en representación de nuestro hermano Motor Club Zona Estival de Salou.

Y como no, nuestra omnipresente presencia en la localidad, los integrantes del grande y inigualable Motor Club Salou. Lástima que solo se trajo la chaqueta con el escudo Andrés Cortés. Como “naide” avisa. ¡Que grande eres Andrés!

Yo es que la chaqueta con el escudo me la suelo poner los domingos. Me suelo dar una vuelta por el pueblo con la mentonera del casco levantada mientras canto a todo trapo esa canción del fútbol adaptada por mi para la ocasión. La de… “Me gustááááán las mótooooos, los domííííngos por la tarde, tararáááá, pom, pom…. Vamos en Motooooo. Con un poco de suerte me ve el alcalde o algún regidor y ven que el MCS es como Teruel.

Bueno, que me voy de tema. Pues eso, que ahí había un ambientazo del quince. Sin perder tiempo nos pusimos a beber cerveza como posesos mientras salían buenos saludos y charlas. Mención especial a David, a quién hacía tiempo que no veía y con el que mantuve una buena conversación sobre su nuevo proyecto. David es una de esas personas que también sabe crear momentos de vida. Y algo más diría yo, nuevas y frescas ideas como la empresa ONA SAFE&CLEAN con la que os pediría que perdiérais unos minutos en visitarla y darle publicidad. También hablamos de motos, por supuesto, y estoy seguro que en un futuro será uno de los entrevistados por mi para el podcast de Roberto Naveiras, www.viajoenmoto.com.

– ¡Ostia!  – Perdonadme que no os ponga el enlace a la web del Motor Club Salou porque nos la cortaron hace dos años, finito, caput, “S’ha acabat.”, “Això no toca ara!”. “Ho sento però algú ho havia de dir!” ¿No toca? Y al que le tocaría hacer algo para remediarlo… Por no hacer, no hacemos ni la reunión anual del club. Y eso que él llegó a decír que yo era el mal de todos los problemas. Ahora no sé que mal debe tener. Bueno, pero no pasa nada. Por mi estás perdonado, olvidado está.

Sigo con el cumpleaños. Ahí estábamos, mis siempre habibis Mónica, Angel, Andrés, Noemí, Igor, José Romeo, Fermín (El abuelo cebolleta). Jose Manuel y Kevin Fuentes. A ti no te nombro porque ya no me quieres en tu facebook y no se si te va a molestar. Snifff, snifff.

Eran las ocho o poco más, habían pasado cinco o seis cañas cuando Ana nos alertó. ¡Callaros que viene Jose!. En ese preciso momento me paré y miré a mi alrededor. Es algo que suelo hacer con frecüencia. Observar. Sí, ese era un gran momento de vida. Me fije en todo el mundo, amigos de años unos y de minutos otros, callados. Todos dibujaban una sonrisa en la boca mientras chupaban de espaldas a la puerta, la cerveza no se perdona ni en esos momentos.

Se respiraba alegría, felicidad, paz.

Entró Jose Flores acompañado de su Ana, la otra brujita. Nos giramos todos al unisono y al grito de, ¡Felicidades! Bueno, todos no. Cabe decir que alguien hizo trampas y se giró antes. No se quién fue pero hubo alguien que aviso. – ¡Ya!. A mi que me lo expliquen. ¿Si estábamos todos mirando a la pared? Pues eso, que alguien hizo trampas y se giró antes. En todos los grupos siempre tiene que haber uno de esos. Lamentable hacer trampas en esos momentos.

Jose Flores levantó la cabeza y rompió a llorar como un niño chico. Eso nunca lo había visto antes de él. Esos lloros subían directos de la izquierda del pecho. Esos lloros eran el espejo de quién ha vivido, ha sufrido, ha errado, ha amado y aún sigue haciendo lo mismo. Y solo el que ha hecho y sigue haciendo esas cuatro cosas puede llorar de esa forma.

Lo siento, un inciso, hago uso de mi derecho a pataleta y follonero como socio del MCS. ¿Porqué aún seré socio? Creo que sí. Ayer mismo recibí la invitación para colaborar en la Extreman de Salou 2014. ¡Coño! – Y me pregunto yo. ¿No le habrá picado un mosquito tigre a nuestro presidente con uno de esos virus raros que le ha provocado un miedo escénico conduciéndole a no celebrar en los últimos dos años las reuniones anuales del MCS? ¿Se le habrá olvidado que es el presi? ¡Floreeeezzz!

La fiesta siguió con cerveza, abrazos, cerveza, besos, cerveza, risas, cerveza, recuerdos, gintonic, más risas, mejor volvamos a la cerveza que mañana curro a las siete. Y sorpresas, muchas sorpresas y momentos de vida.

Tantos, que “el coletas” acabó en el escenario.

De antaño “el poli” era el encargado en las concentraciones del MCS de coger el micro (el micro de cantar, eh.) y hablar. En la última yo le pasaba los regalos y él los entregaba. También daba los besos, las copas a los moteros, los besos, mas besos, mas besos, Jose para ya que esa es mi mujer, etc. Así que la situación me pareció de lo más normal del mundo. Pero allí estaban las brujitas Ana’s para volvérmelo un chiquillo. Otra vez todos a lágrima tendida. Que no pudo decir ni mu. Que se piró con la pasta sin decirnos ni una sola palabra públicamente. ¡Que me lo estáis cambiando brujitas!

¡Ana’s! ¡Que somos moteros! Tíos duros y rudos. Que nos cascamos 1400 km en un día non stop con nuestras monturas. Que los peces de los acuarios se ponen a temblar cuando nos ven, conscientes de que nos bebemos hasta el agua de los floreros. Que algunos de nosotros estrellamos la moto en la pared del bar y soltamos un… – ¡Que pasa Patxi, ponme un vino! – Y tu colega no ha parado? – Tranquilo, ese no se entera de nada hasta Valladolid.

¡Ana’s! Que cuando bebemos mucho nosotros no andamos de lado a lado, movemos la tierra a nuestro antojo. Nunca vomitamos, nos purgamos. No nos caemos de la moto, nos tiramos para comprobar la temperatura del asfalto sin bajarnos de ella.

Que momento. En lugar del Pub Zeppelin tenía la sensación de estar en una sala de cine viendo lo que el viento se llevó con mis “compañeras” de cuarto de Eso. Hartón de moquear nos pegamos. ¡Jodías!

Que me tuve que agachar tres veces a atarme los cordones de las bambas para limpiarme las lágrimas y que nadie me viera. Que hasta un Rockabilly que tenía al lado se agachó varias veces imitándome hasta que le solté un…

– Te van a pillar chaval!. – Cambia la táctica que llevas botas, lo tuyo no cuela. Y a parte de llorar se sonrojó.

Aprovechando este momento de alegría y paz compartida. Pienso en mi interior y exteriorizo dicho esbozo. ¿No estaría bien que el Presi montara una reunión extraordinaria y de urgencia para aprobar una pequeña ayuda económica para su “actual” viajero en moto más internacional? Digo yo. Igual digo una burrada. Pero vamos. ¿Habrá que darle salida a las subvenciones que nos dan, no? ¡Que al final seremos el Motor Club más rico del cementerio! ¡Presi, que como sigamos así me veo abriendo cuentas con Florez en Suiza!

Pero todo aquello no terminaba allí. Las brujitas moteras aún tenían más sorpresas para todos nosotros. Sí. Preparar otro paquete de Kleneex habibis.

En el mes de enero Jose Florez empezó a colgar unos escritos en su muro de facebook. Los tituló. “Pensamientos de un dios menor”. Pues bien, a una de estas brujitas no se le ocurrió otra cosa que editar un “librito” con todos esos textos. “Librito” que recibimos cada uno de los presentes. Tranquilos, tranquilos, a la editora la tengo en el bote para mi primer libro, allá para 2039, cuando me jubile, si llego.

Fue dar el “librito” y en dos minutos se montó un gentío en el Pub Zeppelin tremendo. La gente se aglomeraba en la puerta del pub. Las tías que consiguieron entrar enloquecieron. Gritaban y saltaban como locas a nuestro alrededor. De pronto empezaron a llovernos sujetadores, bragas, tangas, algún que otro calzoncillo a topos que no tocaba. Menuda bacanal pensé. Todo eso junto saltando y desafiando a la gravedad.

Los miembros del Motor Club Salou tuvimos que hacer una cadena humana de seguridad alrededor de Jose Florez. Madre mía la que se lió. Hicimos de seguridad con permiso de Marcel, claro, el chungo de Javalambre.

¿Nunca os he hablado de Marcel? Si hombre sí. El chungo que se pone al final de la pista de tierra cuando subes a recoger la Estrella de Javalambre. Ahora ya me conoce. Pero en 2011. Coño. Yo subía por la pista y veía que todas las motos se metían en la primera explanada. Al llegar yo, el tío que se me planta delante y me dice con voz de chungo. – ¡Aquí no hay sitio! ¡Tira pa arriba, tira pa arriba! Y yo caminito de Belén hacia no se donde. Hasta que me pregunté. – ¿Me sigue el Marcel este? ¿Ya no viene? ¿Pues ande vas? – ¡Date la vuelta ya!. Y al girar en el camino, tropecé con una piedra, y mi pie no toco suelo, así que la gordita y yo nos tiramos al suelo para comprobar la temperatura de la tierra. Algo fresca en esa época del año. Suerte que unas almas cándidas subieron corriendo de no se donde y me ayudaron a levantar a la gordita.

Recuerdo que uno me pregunto. – ¿Donde ibas chabal? Y yo respondí. – El Marcel este que me ha asustado.

Pues eso, me tuve que encargar yo de la seguridad del escritor, del señor Jose Florez. Quién me iba a decir a mí que después de vivir lo de Moto Madrid 2014 estaría en el FNAC improvisado de Salou haciendo de segurata para un escritor, joder. ¡Que grandes! Sí, sí. Tal cual. Si no viniste o no viste lo de los sujetadores y tangas, te jodes, otro día vienes o estás más atento. Yo solo cuento lo que pasó.

Un apunte al administrador del facebook del Motor Club Salou. En el apartado “Estado sentimental” sería bueno poner. – Tienen una relación complicada y no es culpa de Alex. Lo pongo en rosa que queda más suave. 

Las brujas moteras. Momentos de vida. Ana’s, para vosotras va esta entrada, agradeciendo los momentos que nos regalasteis ayer. Hace poco más de 10 años que conozco a Jose y nunca lo había visto tan feliz como en este último año. Me alegro mucho por los dos.

PD: Ana, la próxima vez juro no quemarte las hamburguesas vegetarianas en la barbacoa, no las había hecho nunca y no sabía que se hacían tan rápido. Jose, la próxima vez ya no hace falta que me digas que Ana es vegetariana. Gracias Habibi.

Cita: Pensamientos de un dios menor II.
Día 21 enero de 2014.

En estos años de recorrido me he dado cuenta que contra más de, menos recibo. ¿Tu crees?. Yo pienso que no, doy todo lo que puedo porque sé que a largo plazo si lo necesito esas personas me ayudaran sin dudarlo.
Todo esto te hace ser una persona noble, segura, templada y sin miedo para afrontar lo que venga, ya sea bueno o malo.

Por Jose Florez

Sin dudarlo. Lo de “templada” he de mejorarlo.
¡Y que detallazo de dedicatoria, acordándote de mi 1.90 cm de altura!
La del Pirata Cojo – Joaquin Sabina – Siempre mi sabina…
No soy un fulano con la lágrima fácil
de esos que se quejan solo por vicio
si la vida se queja yo le meto mano

y si no aún me excita mi oficio.Y como además sale gratis soñar
y no creo en la reencarnación.
Con un poco de imaginación
partiré de viaje en seguida
a vivir otras vidas,
a probarme otros nombres.


A colarme en el traje y la piel
de todos los hombres
que nunca seré:

Al capone en chicago
legionario en mejilla
pintor en Montparnasse.

Mercader en damasco
costalero en Sevilla
negro en nueva Orleans.

Viejo verde en sodoma
deportado en siberia
sultan en un harén.

¿Policia? ni en broma
triunfador de la feria
gitanito en jerez.

Tahúr en Montecarlo
cigarrillo en tu boca
taxista en Nueva York.

El mas chulo del barrio
tiro porque me toca
suspenso en religión.

Confesor de la reina
banderillero en cadiz
tabernero en dublin.

Comunista en las Vegas
ahogado en el titanic.
Flautista en Jamelin.

Billarista a tres bandas
insumiso en el cielo
dueño de un cabaret.

Arañazo en tu espalda
tenor en rigoletto
pianista de un burdel.

Bongosero en la Havana
casanova en Venecia
anciano en Shangri La,

Polizon en tu cama
vocalista de orquesta
mejor tiempo en Le Mans.

Cronista de suceros
detective en apuros
conservado en alcohol.

Violador en tus sueños
suicida en el viaducto
guapo en un culebrón.

Morfinomano en China
desertor en la guerra
boxeador en Detroid.

Cazador en la India
marinero en marsilla
fotógrafo en play boy.

Pero si me dan a elegir
entre todas las vidas yo escojo
la del pirata cojo
con pata de palo,
con parche en el ojo,
con cara de malo,
el viejo truhan, capitan
de un barco que tuviera
por bandera
un par de tibias y una calavera.

Compárteme...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

2 pensamientos en “Las brujas moteras. Momentos de vida.”

  1. Alex, como dice mi amado compañero de ruta, Jose Antonío Florez, “el coletas”, eres un cabrón!!! Gracias, profundamente por este escrito, por el cariño que tienes a mi amor y a mi. Como buena “brujita” intuyo que esta fiesta ha sido el principio de muchoooooo….. Gracias a ti y he llorado a moco tendido con esta crónica. Gracias. Ahora ya hemos descubierto algo que marcara un hito en la historia; moteros y chamanes… HERMANOS. Que todos tus sueños se hagan realidad y tus ruedas iluminen la senda de muchos. Mitakuye Oyasin. Ana Hatun Sonqo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *