Mauthausen

Mauthausen, la política y el derecho.

Mauthausen 2017

La Erinnerungsstrabe nos abre la puerta del tiempo hacia al escenario donde perdieron la vida miles de almas por pensar diferente.

 – Sirva de lección a los vivos la suerte de los muertos –

Hace semanas que empecé este artículo que os debía relatar nuestro paso por el campo de concentración de Mauthausen. Vuelvo a tener mucho material del viaje en moto a Austria. Notas, apuntes, fotos, vídeos, pero o me falta tiempo para escribir o el susodicho está siendo invertido en otros menesteres más importantes. A lo mejor es que voy perdiendo esas ganas.

Acabo de borrar todos los párrafos del artículo anterior. 

Dejé el escrito apresuradamente cuando saltó el atentado de Barcelona, luego vino Cambrils y unos días algo convulsos y fatigosos. En esos párrafos relataba como era la entrada al campo, la vida, los barracones, la política, sus leyes. Os explicaba la visión desde los ojos de un guía Austriaco de Mauthausen mientras recreaba la historia de varios Españoles, perdón, apátridas despojados de su identidad nacional. Republicanos. La escalera de la muerte. El lloro o la tristeza de gente joven buscando a sus familiares en los grandes libros en la sala de los nombres.

No hay banderas Españolas en Mauthausen. Tampoco existe el homenaje Español a las víctimas Españolas, perdón otra vez, apátridas despojados de su identidad nacional que perdieron la vida allí. Tacharme de lo que queráis, igualmente lo haréis. Una gran placa de la Generalitat de Catalunya es la última que cuelga en el muro de las lamentaciones, otra placa del “actual” Ayuntamiento de Madrid, junto a la sala de los crematorios.

El único monumento a las víctimas apátridas fue costeado por los republicanos, y así te lo hace saber el guía. Este es el monumento a los Españoles, bueno, a los republicanos, a vuestros muertos de Mauthausen. Antes de realizar esa afirmación el guía se había preocupado en indagar sobre mi condición política sin mucha suerte. Imagino que se la jugó a dar su opinión bajo la amenaza de que le cayeran dos ostias por los cojones de alguno. En las salas de los crematorios las únicas banderas que hay son las republicanas junto a la andaluza, la extremeña, la asturiana, y muchas y numerosas  ikurriñas, señeras y esteladas …

Como se entere la UEFA cierran el campo, bromeé con Sonia. 

Mauthausen era un campo de presos políticos. Allí mataban o dejaban morir a los homosexuales, judíos, rusos, polacos, italianos, americanos, yugoslavos, gitanos y alemanes contrarios a los regímenes políticos del momento. Morían bajo la ley que los marcaba como en forma y color, y nacionalidad. Una ley justa para las mayorías hitlerianas, que no correcta para las minorías sociales. Vencedores y vencidos, o eso creían ellos. Al final todos corrieron la misma suerte, exactamente la misma que correremos todos nosotros, la muerte. Y lo heredamos todo, bueno o malo, todo. Incluso la incapacidad de cambiar las cosas si no es a ostias o por los cojones de alguno, incapacidad que a veces viene disfrazada de libro mater o sagrado.

Y a ostias o no, el territorio de Mauthausen pasó o volvió a ser Austriaco. Ese territorio ya no es de quién fue, y el mundo continúa.

Son las 6 de la mañana como dice la canción. Del día 11 de setiembre de 2017. Tiempo para acabar estas rehechas y maltrechas líneas.

Estos días en Cataluña se viven momentos muy tensos. Y en estos últimos días me han sorprendido algunos comentarios que creía superados por parte de amigos, saludados y conocidos. Algunos de ellos son moto-viajeros que continuamente enarbolan la bandera de la libertad, la bandera del no hay fronteras, la bandera de la compresión, de la tolerancia, de la empatía. No lo entiendo.

Mandad al ejército. Al talego con ellos. Ese territorio es nuestro, que lo dejen y se piren. Fascistas. Esa bandera es una ofensa. Adoctrinados. Piojosos. Corruptos. Ladrones. Catalufos. Polacos. Si quieren votar, que voten, pero votamos todos. Si no están a gusto que se vayan. Esto es España, y la unidad del estado Español no se rompe. Fachas. Progres de mierda. Monárquicos de mierda. Republicanos asquerosos. Deberían dar las gracias, todo lo que tienen es por Franco. Yo a estos Catalanes los corría a ostias a todos. Si la han votado que se jodan. La ley es la ley, y punto. El problema es haberles dejado hacer tanto tiempo.

En esas palabras dichas por unos y otros, no veo empatía por ningún lado, ni tolerancia, ni respeto. En esas palabras no veo la verdad, la libertad, ni el libre pensamiento. Ni la más mínima intención de que así sea. Me entristece profundamente esta España.

Y que nadie se equivoque. En ningún momento pretendo comparar a ningún Español, nacionalidad que tengo, con los nazis o hitlerianos. Tampoco pretendo situar a las víctimas de Mauthausen al nivel de la causa Catalana, nacionalidad que no tengo. La reflexión va mucho más allá, es vuestra, hacer con ella lo que queráis y que cada uno llegue a su conclusión. No seré yo quién os lo prohíba.

Sirva de lección a los vivos la suerte de los muertos

Esa es la frase que reza en el monumento Austriaco, el homenaje a las víctimas de Mauthausen. ¿Veis algo raro? ¿Os falta algo? Es simple, se refiere a personas, sin más.

En mis viajes en moto siempre he buscado la historia y la historia siempre me ha encontrado en forma de personas. Bosnia, Kosovo, Serbia, Croacia, Albania, Polonia, Alemania … Todas las respuestas a vuestros legales comentarios y afirmaciones están allí. No busquéis en los libros de historia, ni en Facebook, ni en google, menos aún en este artículo, porqué todas vuestras repuestas están en vuestros comentarios y pensamiento, están allí. Os aseguro que en la mayoría de los antes mencionados, aún ahora, no saben muy bien porqué o como pasó, pero pasó.

Os dejo un vídeo, mi pequeño, ignorante e humilde homenaje a quienes no se sometieron a la mayoría y perdieron su vida por entender la libertad de otra forma.

Ya que al parecer es imposible permitir, tolerar, entender y negociar, solo pedir, que nadie mate o muera por su libertad, que nadie muera o mate por su verdad, que nadie muera o mate por su voto.

Este es el postre que nos comeremos hoy en casa. Si a alguno le causa horror, vómitos, o le incita a la violencia más que ver en él una buena dosis de humor. Tiene un grave problema.

Mauthausen

Compárteme...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *