mueble del amor

Mueble del amor. Camping Anzánigin

Mueble del amor. Camping Anzánigin, el camping of the motering. O lo que vendría a ser en español y sin cachondeo, Moto Camping Anzánigo. La moto te hace feliz. Querer apartar el cachondeo de este camping es una tarea difícil de ejecutar. Hasta el vino que te sirven es de la prestigiosa y archiconocida marca, Gastrol.

La escusa para recalar en este paraje de los pirineos aragoneses en plena ola de frío no fue otra que … ¡Huir! Una tarea que a última hora del viernes se me jodía por trabajo. Ni Motauros, ni Agnelotreffen, ni nada que se escapara de salir el sábado y volver el domingo. Pues rumbo a Anzánigo se dijo y al mal tiempo buena cara.

No, no, no. ¡Que no! Nunca antes había estado en este camping, igual que nunca he asistido a Jabalistreffen, este año será el primero, ni a Arguís, ni a tantos otros eventos o actividades que tengo pendientes.

De la ruta poco os voy a explicar porqué lo encuentro aburrido, y hacerla o no, siempre dependerá de ti. Salou, Tudela, Valtierra, Ejea de los Caballeros, Anzánigo. Anzanigo, Rasal, Arguís, Huesca, Salou. Todo aliñado con una temperatura mínima de -3º y máxima de 8º.

Un camping para moteros

Si es la primera vez que vas a este Camping te vas a reír de inicio. Desde el bar “Donde c… estoy” hasta el nombre de las calles, pasando por el solemne recinto con su monumento a San Glas. Un monumento a la mujer motera junto a la parrilla de salida nos abre las puertas de este emplazamiento tan especial. ¿Qué queréis saber más? Pues acercaros al Camping Anzáñigo.

Una habitación para cachond@s, la Picadilly

Como dentro de dos semanas asistiré a la XXIX reunión Jabalistreffen en el mismo emplazamiento, en esta ocasión decidí cogerme una habitación. Y cuando pregunté a su capataz, Emilio, entre las diferencias que habían entre la caravana de la vaca y la habitación Picadilly, la respuesta no se hizo esperar… Es como si estuvieras en EL HOTEL PALACE y LA PENSIÓN LOLA.

No seas jodido, que yo soy un caprichoso, pero cabrito, el próximo día enciende 20 horas antes de mi llegada la calefacción del PALACE.

Aún nos estábamos acomodando cuando las sorpresas aparecían una detrás de otra, en cada rincón, en cada cuadro, en cada detalle. Sorpresas de lo más excitantes y que vale la pena  descubrir por uno mismo… Y unas instrucciones.

Mueble del amor. Me llamó la atención esas instrucciones con posturas eróticas. Incluso llegué a contar que de las nueve posiciones sexuales en cuatro manda el hombre y en cinco la mujer, y que de sexo oral, se lleva dos el hombre por tres la mujer. Aviso a navegantes.

Está borrosa adrede!!! No sabía como tapar sus ojos para mantener el anonimato de los actores.

¿Mueble del amor? En ese momento solo podía ver al tío y a la tía de la foto, sobretodo me fijaba en la tía, claro. Una vista rápida a la habitación y nada raro, hasta que de pronto… ¡Coño! Si mi Schuberth está en la cresta superior del jodido mueble. A saber que han hecho allí… ¡¡¡Calla, calla!!!

Interesante mueble, si señor. Ahora bien, eso era como ponerle un caramelo helado en la boca de un crío. La temperatura interior del Hotel PALACE se asemejaba más al iglú que construyó Fernando el Búfalo en Alaska que al caribeño hotel de hace unos años, es decir, a ver quien coño tenía cojones a tumbarse allí en pelotas si ya de por si me costaba encontrármela, o peor aún, a ver quién coño era capaz de convencer a mi media naranja para que se despojara de su abrigada piel motera sin tener una pelotera.

Una cena casera muy buena, buenas copas y mejor cerveza, buena compañía y mejor charla, haciendo de este emplazamiento una grata sorpresa y una segunda casa. Agradecer a Emilio y familia el trato, nos vemos el 03 de febrero de 2017 en Jabalistreffen.

PD; Para los afortunados que duerman en la Picadilly en Jabalistreffen 2017, el “Mueble del amor”… Quedó limpio, lo juro.

Mueble del amor

 

Compárteme...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *