Sexo moto.

Sexo moto

Hola habibis.

De antaño las motos siempre se han relacionado con el sexo, pero todo es mentira, hoy desvelaremos esa falsa creencia nada mas alejada de la realidad.

Moto y sexo siempre han estado enemistados, o al menos, el buen sexo, el que conocemos como sexo higiénico y sano no cabe en el mundo de la moto.

 En esta liga no jugamos nosotros.
Claro está, en esta relación no entrarían los pilotos, sea cual sea su disciplina, ni los mecánicos, las azafatas, por muy buenas que estén o ligeritas de ropa vayan. Los organizadores menos, camareros, camareras, conductores, cocineros o incluso la seguridad masculina o femenina de la zona. ¡Señores! Ellos están trabajando. Y no seré yo quién desvele la promiscuidad en el lugar de trabajo de cualquiera mis lectores.
Pero esa sexualidad nunca llegará a los aficionados a las motos. Como mucho, nos llevamos calenturas.
Dicho esto solo queda analizar a los moteros y a las moteras, aquellos/as que hacen cientos de quilómetros para darse una vuelta o llegar a un destino, con fin o sin él, que eso también es digno de estudio.
Aviso. Que no haya sexo no quiere decir que uno/a no deje de intentarlo, eso hay que tenerlo claro. Incluso que algún despistado/a, novato/a, sea presa de un desaprensivo/a motero/a.
Pero analicemos los por menores de esta falsa creencia histórica.
Punto 1.- Como empieza todo:
El ritual del motero o motera empieza por la mañana, sobre las 7 u 8 de la mañana, algunos antes. Se levantan de la cama, algunos se duchan mientras la mayoría se ponen calzoncillos o tanga limpio, camiseta térmica o normal si es verano.
Calcetines, botas, pantalones, chaqueta, mono, con forro o sin él, jersey o segundo térmico dependiendo de la temporada, braga de cuello, ahora buf, casco, desodorante y perfume, el mejor que tenemos en el tocador, claro está. Pinturas de guerra o retoques de chapa en el caso de las féminas, que ninguna se me ofenda, es una burda forma de hablar.
Punto 2.- El más importante de todos los puntos.
Quién ya no se ponga todo eso limpio o se acicale un poco sale sin posibilidad alguna de sexo, queda fuera de juego, no se le acercaran ni los perros/as. Si se sale así, solo puede tener la mala suerte de ser pillado por un desaprensivo/a motero/a.
A nadie se le escapa que después de 300 km, en verano, todo eso va a oler a… Uuuuhhh.. ¿Y de sabores? Buahhhhhh. Pero es que en invierno, no cambia nada, con todos esos forros, térmicos, camisetas, leotardos, panty’s… ¿Creéis que mejora el tema?
Y no es que me refiera al sobaco o al cuello, no. Eso ya lo hemos protegido con desodorante y perfume francés.
¿Pero alguien en su sano juicio metería o se dejaría meter algo viril, flor, lengua para/en esa entre pierna?
¿Alguien estaría dispuesto a catar olores o sabores nunca antes imaginados? Ahhhhggg.
Motero después de 300 km.
Punto 3.- El motero:
En los últimos tiempos, hay algunos que se empeñan en cambiar lo que desde hace años nunca ha mutado. Intentan engañar a las moteras con malas artes. Huyen del sufrido traje negro para lucir a la última moda, se visten con el traje de luces. Ahora los diseñadores de trajes de moto juegan con tonos grises, cremas, tostados, naranjas, verdes, azules pálidos y alguna pincelada de amarillo o rojo.
Las camisetas o térmicos lucen formas musculosas para realzar lo que no hay, siempre bajo el pretexto de proteger del aire las zonas mas expuestas. !Una camiseta de publicidad de toda la vida y arreando, como siempre!
Uno de esos nuevos artilugios que realzan la figura masculina
Dejarme hacer un inciso. Avisar a vuestro colega motero. Hacerme el favor. Decirle que deje de ponerse el peto con malla y protecciones. ¿Pero donde coño se ha visto eso? Ese artilugio es solo para pilotos de cross que encima del esqueleto protector se ponen una camiseta y pantalones anchos, sin protecciones claro.
Hasta donde están llegando esas nuevas tendencias que hacen que esos compañeros moteros pasen horas quitando las protecciones de su chaqueta de verano para ponerse debajo un esqueleto que realza su figura, claro está, con faja, no vaya a ser que esa única abdominal ofusque todo el esqueleto. Que no invente, que nos hace mucho daño a todos.
Sigamos con la moda para sexo seguro, y seguro que no lo habrá. Los trajes de esos moteros siempre van acorde y perfectamente conjuntados con sus guantes y botas. Pueden llegar a lucir de tres a cuatro trajes al año, variando en cada salida o viaje para llamar mas la atención. Si más no, sale diferente en todas las fotos. Por supuesto, unas buenas y ergonómicas gafas de sol bordan la perfección el atuendo de… Estoy libre chata.
Estos auténticos máquinas sexuales llevan paquetes de toallas limpiadoras específicas de WC o de visera en lugar del clásico rollo de papel y agua. Algunos guardan sus tesoros en bolsitas de plástico herméticas o impermeables, también usan pequeñas bolsas de cordura que llevan en la pierna al estilo pistolero, los más “chics”, se ponen mochilas ergonómicas en la espalda para no afear con maletas la moto. Sin pensar que es él, todo su ser, el que afea a esa preciosidad. Otros, simplemente lo guarden en una de las múltiples maletas que luce flamante y limpia moto.
Muy bien chavales. ¿Y ahora que hacemos con todo ese arsenal de toallas húmedas, desodorantes, perfumes y trajes de la colección Amporio Armani Biker?
Luego llega el colega que lleva de negro toda su puta vida y dice. ¿Ostia, pero esto no era una salida de motos? ¡Cabrones, si vamos de disco se avisa!
No lo sabiais, los moteros folladores después de 300 km en moto usan tres paquetes de toallas húmedas para limpiarse el glande o limpiarle el felpudo a la que acaban de conocer en la gasolinera, ellos son así.
La trajedía se endurece cuando uno recapacita. ¿Donde carajo van con todo eso si en 300 km de salida dominguera la única fémina que van a ver es la camarera del BAR o la CHICA de la gasolinera que les llama baboso día si, y día también a sus espaldas?
¡Que vais en moto con diez tíos peludos, joder! ¡Que cuando te sacas el casco asustas coño! Que después de una comida o almuerzo con judías y varias curvas de por medio, tus calzoncillos están llamando al 112 para que los GEO los saquen de ahí.
¿Que gomina llevas corazón? ¡Díselo! ¡Venga valiente! ¡Vamos campeón! Respóndele a la moza que no es gomina, que es la grasa de tu pelo producida por el sudor dentro de es habitáculo cerrado llamado casco.

!Capullo!. Lo que se dice sexualmente apetecible, no eres.

Espera, espera, Álex. Que nosotros somos los que vamos de viaje, nada de salidas domingueras, siempre largos recorridos. Pues entonces multiplica por 3 el punto 2 la presente crónica.

Tu mujer se piensa que a la concentración van estas moteras. No le reveles el gran secreto.Punto 4.- La mujer piloto

No creáis que ellas son diferentes, a parte de subirse al tren de la nueva moda motera en cuanto a colores y entallados se refiere, suelen ir con monos de cuero ajustado, muy ajustados. Ellas también huyen del sufrido traje negro. Muchas se enfundan en fajas o pantalones con alguna tallas menos a lo sanamente requerido, tallas que son delatadas por un más que sospechoso color rojizo en su cara.

!Que estamos en invierno guapa, que hoy se nota que no te has maquillado y estamos a 2 grados sobre cero con un frio de la ostia! ¿A que se debe ese color rojizo de tu cara? ¿No puedes respirar?

En el mejor de los casos, siempre pensando desde una visión masculina que nos pone mucho a los hombres, sus labios exteriores dibujarán una sonrisa vertical muy sugerente en ese mono de piel. Pero alguien se ha parado a pensar que si esos labios exteriores son capaces de envolver una costura de un mono de piel… ¿Que te van a hacer a ti? ¡Eso no son labios! ¡Son plantas carnívoras!

Que el tanga de las 8 de la mañana lleva llamando tres horas al 112 por detención ilegal. Que el hilo del tanga grita desesperadamente a los labios delanteros. – O lo soltáis o no aguantaremos la tensión que estais provocando. ¿Joder, que eso durante 300 km sano o higiénico no puede ser!

Motera casual, la de un día.

A este tipo de féminas, no todas, se las reconoce porque en cualquier parada técnica suelen soltar un. ¡Me duelen los riñones, no sé si es de la carretera o de la suspensión! ¿Pero como no te van a doler los riñones chiquilla? ¡Si llevas mas de 300 km aireándolos! !Si el hilo de tu tanga esta sufriendo una hipotermia severa!

A veces, no todas, también les gusta ser engañadas. Suelen oírse de sus compañeros un… ¡No veas, ahora sí que le has dado caña a la moto! ¡Mentira! Lo mas seguro es que todos han aflojado el ritmo para buscar ese hilo, raja o forma de su culo.

Las pasajeras, las más novatas, ataviadas con lo primero que les han dado o dejado preguntan o exclaman a su piloto. ¿Porque van todos detrás nuestro haciendo fotos? o un ¡Que bien, somos los primeros! No mujer, no. El que conduce es un cabrón y tú vas enseñando el culo a toda la banda. Tu trasero es conocido por media provincia. Y no es que funcione mal el freno, es que busca tus tetas una y otra vez en su espalda.

Porque todos sabemos que si no llevas cofre y vas con tu mujer, el primero no te pones. Y si frenas mucho, te va collejón

Rompiendo con la creencia de la unión histórica entre sexo y moto.

Como veis, de sexo nada. Es imposible tener sexo cuando uno va en moto, y aunque la mona sé vista de seda, mona se queda. Deja de gastarte dinero en trajes de moto campeón. En el mejor de los casos, tanto moteros como moteras, se quedaran en un simple sexo virtual, en su cabeza calenturienta pegaran el polvo de su vida o se lo/la tocaran en la cama de cualquier hotel o ducha. Los mas cutres utilizaran su tienda de campaña para tales menesteres de satisfacción, pero nada mas. El sexo y la moto, nunca fueron compatibles, con alcohol, menos.

Esposas y maridos de hombres y mujeres moteras, dejen de sufrir, dejen a su marido o esposa disfrutar tranquilamente de la moto. No se atormenten por una infidelidad en cualquiera de esos circuitos, concentraciones o reuniones libres a las que asiste.

En el peor de los casos, su mujer se irá gratuitamente con un apestoso motero a fornicar a un lavabo de carretera o en una tienda de campaña, por otra parte, su marido solo podrá tirar del puticlub del pueblo para pagarse un mal polvo con la de turno.

En ambos casos, servicios sexuales que seguro tienen cerca de su lugar de residencia y que no requieren de 300 o 600 km sufriendo encima de una moto.

Aunque si se entera que lo hacen, alejese de el/ella, porque entonces usted vive con motero desaprensvio/a.

Compárteme...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *