Sin vergüenza o un sinvergüenza.

Viajar en moto con la casa a cuestas te puede reportar más de un problema con tu vergüenza, y hasta que no la sueltes lo puedes llegar a pasar mal, muy mal. Por suerte, los años, la moto, y mi otro yo, mucho más sinvergüenza que servidor se han acabado alzando victoriosos ante este gran robo de la vida, la vergüenza. Sí, porque vergüenza es robar.El baño en Turquía.

Hace unos días llegaba a una playa de Turquía donde finalmente acamparíamos, el lugar y sus gentes, me recordaban a aquellas fotos que alguna vez he visto dentro en una caja de zapatos por casa, en ellas, me reconocía sin ningún género de dudas como un rubillo que corría por alguna playa de Barcelona en pelotas.

El sol aprieta y hace un calor que asfixia, tengo el mar a tres metros de mí y el bañador está en el fondo del saco grande que llevo atado en la parte trasera de la moto, la verdad, me da mucha pereza abrirla para sacarlo, así que decido bañarme en calzoncillos y de paso desinfectar tanto la prenda como la contenta. El primer paso consiste en quitarse la ropa de una forma natural, como quien no quiere la cosa hasta llegar a los pantalones. En la zona hay varios bañistas, algunas de ellas, se bañan casi vestidas por eso del rito religioso mientras mi ignorancia espera que mi gesto no esté prohibido en Turquía.

¡Y por dios! Rezo para que mis calzoncillos sean los negros, los blancos no hacen justicia a mi estilizada silueta, y menos aun a mi ausente higiene.

¡Zas!

De un golpe me bajo los pantalones detrás de la moto, ese gesto ha de ser rápido, decidido y que demuestre seguridad en ti mismo. En todo caso has de hacer dudar al vecino de que él es quien está equivocado, si lo haces sin miedo conseguirás ese efecto, si fallas, siempre puedes poner la cara de haba en modo no me entero de nada. Ya en calzoncillos, negros, por suerte, me meto en el agua y me doy un refrescante bañito.

¡Ostias!

Cuando me dispongo a salir del mar veo a unas jóvenes mozas Turcas rondando la moto, y a decir de sus gestos su interés no estaba en el mundo del motor, o al menos éstos me indican todo lo contrario.

¿Me espero o salgo? ¡Salgo! El mundo es de los valientes.

Creo que en ese momento entendí porque los hombres utilizamos bañadores de tela y no los típicos calzoncillos bóxer de licra para el baño. Sí, ya sé, hay algunos que utilizan tapa o farda huevos, y libres son, pero yo no, que para eso soy muy recatado. A ver como nos referimos al que tiene vida propia y va por libre. ¿El Juguetito? ¿El Aparatito? ¿Mr. Alegrías? 

Pues bien, mi juguetito, supongo que liberado de la presión de los pantalones moteros unido a una temperatura agradable en el ambiente había pasado de modo “descanso” a modo “alerta”, para nada en modo “firmes”, eso, creo que hubiera sido un desastre para mi vergüenza, y no lo digo por el tamaño del mismo, bastante normalito pero suficiente para dar sus alegrías.

En ese modo, el juguetito, junto al bóxer de licra mojado tomaba una dimensión que podríamos llamar normal en España pero que a tenor de la cara de las Turcas parecía una “butifarra de pages de les gordes”, al parecer, nunca antes vista por esas chiquillas.¡Vamos Alex! Cómo cuando entraste con la moto en el Parque del Retiro de Madrid buscando la feria de MotoMadrid, con normalidad, que no se note, y así llegué hasta la moto. En el paseo del mar hasta la moto me sentí algo Bo Derek, no lo niego, hasta que al final, al incómodo momento le pude interponer a la gordita, justo entre mi juguetito y las mozas.

Es cierto, que posteriormente encontré algo excesivo que esas mozas dieran varios pasos hacia atrás y a la derecha para poder abrir su campo de visión, en ese momento, en esos veinte segundos que todos tenemos, salió el sinvergüenza y decidió.

¿De verdad tenéis tanto interés?

Pues en www.alexviajaenmoto.com no defraudamos a nadie, menos aun, a una féminas Turcas.

Así que los calzoncillos bajaron hasta los tobillos dando libertad absoluta y alegría a sus vistas y curiosidades.

Ser felices habibis.

Compárteme...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

3 pensamientos en “Sin vergüenza o un sinvergüenza.”

  1. me hubiera guastdo ir a fun party . pero llevo desde diciembre sin trabajar. Ya enviado mensajes pero este af1o va ser que no o siii. Bueno si no voy que disfruteis. Yo estoy haciendo la idea a mi familia que voy jajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *