TSM-3- 2014 Estambul

No me voy a prodigar demasiado sobre ayer. No se lo merece. Salimos del camping de Tesalonica, despedimos a Nico, y enfilamos seis cientos cincuenta kilómetros hasta Estambul. Por destacar algo, a lo mejor, el tramite de la frontera Greco-Turca, en nuestro caso, sin problemas. La entrada a la ciudad, teniendo en cuenta que viven quince millones de personas tampoco fue complicada, mucha precaución, cabeza alta y vista al frente. Ellos esquivan mejor que nosotros.

Después de instalarnos en el Best Island Hostel nos dio tiempo para ver de noche Santa Sofía y la Mezquita Azul, un lugar difícil de describir por lo que pasó, vivió, aun pasa y aun se vive. Si algo hay aquí es vida. Más tarde, una cena típica y unas cervezas en un pub clandestino escondido en un callejón, con sorpresa, el cantante del grupo que está tocando, había vivido año y medio en Tarragona. Lo que pasa en la noche en la oscuridad se queda.
Hoy, miércoles, el día ha amanecido lluvioso, desde nuestra habitación podía ver, al fondo, el Mar del Bósforo con su trasiego de barcos que se alarga durante todo el día. A su espalda, Asia. Con alguna pereza nos hemos puesto en marcha. Las cisternas, la mezquita azul, el palacio de Topaki… ¿Pero qué coño hacemos aquí? El lugar estaba plagado de turistas, y cuando digo plagado me refiero al típico y tópico full de Estambul. Las colas de gente para entrar, chinos, japoneses, ingleses, españoles, catalanes, sí, catalanes, eran de varias decenas de metros rozando los centenares.
– Roberto, ¿Qué coño hacemos aquí? Yo paso del palacio y de lo demás, ya he visto demasiado. Quiero Estambul clásico, nada de esto.
Roberto no ha tardado en estar de acuerdo así que nos hemos ido al cuerno. Un plácido paseo por el cuerno de Estambul que nos ha llevado hasta el puente Galata. En medio, gatos y perros durmiendo plácidamente junto a Turcos que se bañaban en el mar, otros pescaban, otros hacían gala de su pericia con la pistola. Después de comer en el puente Galta, inciso. No había un sitio más autentico y menos turístico que ese, sí, es cierto, pero el chaval nos ha caído bien, y nosotros mejor a su cuenta. Una vez más hemos picado.
Las dudas nos acechaban. ¿Nos quedamos en Europa o nos damos una vuelta por Asia? Venga va, cruzamos. El puente Galata. El puente con más vida que he visto nunca, vendedores, pescadores, policías, coches, motos, tranvías, barcos, gente, gente, gente. Nos entretenemos hablando con los pescadores y de una forma elegante y comentada entramos en Asia, pisando fuerte, vamos, como siempre, haciendo cachondeo. Una vez en Asia, donde se nota sin poder ser explicado dicho cambio de continente nos hemos perdido por sus calles.
Todo el día paseando por Estambul dan para muchas crónicas, y como no quiero pifiarla con una rápida y corta, me guardaré ciertas descriptivas de la ciudad y sus sentidos para cuando vuelva.
El día en unas fotos.
Compárteme...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *