TSM2014 – 1 Viernes, sábado y domingo de dejavu

Viernes, Sábado y Domingo de dejavu.
Es la una. Acabo de meterme en la tienda y el saco. Fuera siguen Roberto y José Luís, junto a la hoguera, hablando en la calma de la noche propia de una zona cerca de Trenti. Creo que estamos en la Toscana, y si no es así que le cambien el nombre a Tuscani, nuestra vecina aldea.

Es domingo, apenas hace dos días empezó esta nueva aventura, al salir de Salou, al pasar por las Costas del Garraf, la carretera de Vallvidrera, el Tibidabo y su famoso avión. Aquel qué me daba tanta impresión cuando lo montaba de crío.

A mi llegada a Barcelona me vi rodeado de grandes viajeros en moto. Como si de un gotero se trataran iban llegando Sergio, Ovi, Julio, el cuñao, el primo, Sisco, Manuel, Roberto, José Luis, Olga. Las conversaciones eran tan amenas que sin darnos cuenta nos habían pasado cinco horas. Olga se empeñó en acompañarnos  a la estación marítima. Imagino que no nos vio muy enteros.
Poco más de las diez y embarcamos puntualmente. Sin pasar por la casilla de salida nos atracamos como cerdos y bebemos como reyes. La discoteca gritaba chumba-chumba haciendo las delicias de varias quinceañeras y recordando su época más gloriosa y glamurosa, una época que no tiene pinta de volver. Los camioneros allí presentes lo sabían mejor que nadie.
Ando cansado y me voy a mi rincón, detrás de la sala, de las últimas butacas, allí me espera mi esterilla , mi saco y mis sueños. Roberto se fue furtivo al camarote de Jose Luís, un camarote compartido con dos camas libres, bueno, ahora ya solo con una. Me invitan a ocupar esa cuarta pero declino la misión de las alturas ocultando la verdadera razón, decido dormir en el suelo. ¿Qué cual es La razón?
– Meteros con tres osos en cuatro metros cuadrados y lo entenderéis.
Dos horas de retraso, salimos del buque de noche,  rodeados de rotondas, conos y balizas totalmente desconocidas. Me pongo al frente y salimos de Chivitavecchia sin observar tan siquiera sus encantos. Acampamos después de ochenta kilómetros de carretera  en obras que nos lleva directamente al primer ¡párrafo del presente escrito.
Así que acabo estas líneas con ambos en sus respectivas tiendas, solo se oye nada, me voy a dormir, mañana quedan tres cientos kilómetros hasta Ancona. Será domingo.  Me río. Me duermo con mi último pensamiento. La teoría de las piernas cruzadas.
El domingo no mejora
A las cinco y media estoy en pie. Roberto y José Luis me imitan a las seis. Salimos del olivar  donde hemos acampado dirección la costa. La carretera transcurre entre montañas y pueblecitos arropados por el verde y el ocre de los árboles. La carretera está en muy mal estado y sufrimos las grandes lecciones de conducción de los Italianos. ¿Europeos? ¿Estáis seguros?
Llegamos a Ancona y se nos aparece Don Marmota en forma de día. Nos encierra una vez más en un ferry , revivo un terrible dejavú. La sala de butacas está llena y nosotros hemos sido algo torpes y lentos al subir. El suelo parece una congregación de capullos. De seda. Por los sacos digo. Volvemos a comer como cerdos en la terraza de de la cubierta, más tarde un perro que se ha escapado de su jaula corretea por la zona de la piscina metiendo el hocico en todo lo que le huele a familiar, y en lo que no le es familiar también. Para finalizar su actuación, deja  un mojón justo a la salida peatonal de la cubierta. Como no puede ser de otra forma Roberto y yo andamos descojonándonos de la situación y de quien pisará la mierda.
Toca siesta, la sala de butacas se presenta ante mí como el escenario de una ópera desagradable al olfato. Su sonido, el de su sinfónica os lo podéis imaginar. Suerte de Roberto que le mete el trombón para disimular esos acordes arrítmicos de sus acompañantes y enderezar la actuación.
A las ocho de la mañana desembarcaremos en Igoumenitsa. De allí rodaremos hasta Meteora, desde donde con total seguridad colgaré esta crónica y alguna foto.
Compárteme...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

2 pensamientos en “TSM2014 – 1 Viernes, sábado y domingo de dejavu”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *