viaje en moto

¿Como empieza un viaje en moto?

¿ Cómo empieza un viaje en moto ?

La luz de la pantalla ilumina el pitillo adosado a mis labios mientras una fina a la vez que espesa columna de humo apadrina el momento reptando en una silenciosa danza. De fondo las teclas carrasquean inquietas al paso de mis yemas y el ratón escudriña el escritorio. Dos clic en su brote izquierdo y un arrogante e impoluto expediente se abre ante mis ojos. Su luz bien podría incomodar al fisgón que aparenta estar ausente. Las manchas resaltan en cualquiera. Un título seguido de una fecha, esbozo de un viaje en moto.

Llega la hora de navegar por maps y hacer volar a earth, llega la hora de timonear al navegador hasta una justa y proporcional partitura. Es el momento de yuxtaponerlos al servicio de la batuta de este principiante a director de orquesta. Ha de sonar armónico en un violín para que pincele en un lienzo sin tela. Ha de contemplar vaivenes para que la trompeta sea capaz de enfatizar lo que realmente interesa. Todos al unísono del runrun de un contrabajo en un nuevo viaje en moto.

Una creciente hipermetropía sumada a la errónea aproximación hacen resbalar la ceniza por el cristal. La imperfección que nos hace dignos. Olisqueando en la tefeté resigo compulsivamente las formas de un mapa amañado. Los valles, las cordilleras, las playas y los lagos se suceden ante mis ojos en una imperfecta sinfonía hasta que encuentro el tono adecuado.

Ahora sí. Casi soy capaz de oler la nafta resbalando por el tanque. Percibo la combustión empujándome a mi antojo. El verde oscuro de los prados ha impregnado la estancia de clorofila mientras la nieve de los picos satura la piel de mi cuello en un inesperado escalofrío. Puedo sentir cómo mis manos se humedecen en esa marisma de agua esmeralda.

Es así como se crea un viaje en moto.

Quejoso y resignado, el que fue puro, virgen e impoluto va acopiando existencia. Como si de una vida se tratara el viaje en moto escribe su historia atiborrándose de letras, palabras y frases. Párrafos enteros. Abreviaturas con faltas y errores que puntualmente se apartan ante el ribete de una fotografía sin sentido. Actos y pasages que no siempre deben estar acorde entre ellos. Solo debería ser válido valorar el conjunto, pues en la suma de todo ello está, acertado o no, el significado de su presente y futuro. Un nuevo viaje en moto.

En uno de los tejadillos de esta modesta sinfonía se interpreta sin certeza; Aprovecha cada momento y no te pierdas ni un baile, al más allá no te podrás llevar nada.

viaje en moto

 

 

Compárteme...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *